Silvia y Laura

Hace unos meses, allá por primavera, Silvia y Laura descubrieron un precioso parquecillo lleno de florecitas, que era ideal para corretear 🙂

_DSC6435-2

_DSC6437-2

Y también para jugar con las florecillas silvestres

_DSC6427-2

y seguir correteando 🙂

_DSC6429-2

Así que decidieron, que después de la Primera Comunión de Laura, sería un buen momento para volver al parquecillo, para seguir divirtiéndose, y esta vez de “tiros largos”

_DSC8639-2

_DSC8692-2

Y claro, ahora había que portarse de manera más delicada, acorde a los estilismos elegidos

_DSC8664-2

_DSC8672-2

_DSC8674-2

_DSC8698-2

_DSC8701-2

Como no había florecillas, porque el otoño no había dejado ninguna, pues había que inventarse nuevos juegos

_DSC8785-2

_DSC8786-2

_DSC8971-2

Yo también quierooo…

_DSC9006-2

ahora síiii!!!!

_DSC8981-2

_DSC9012-2

_DSC8892-2

Y como Laura estaba muy guapa, pues había que hacerle una sesión, pero, un momento… necesito ayudante!!! ¿Quién mejor que Silvia para manejar el reflector?

_DSC8844-2

_DSC8847-2

y así de bonita quedaba Laura

_DSC8853-2

Y a reírse y bailar, somos libreeesss

_DSC9022-2

_DSC9024-2

_DSC9030-2

Y ahora a descansar un poco, después del trabajo, nada como sentarse

_DSC9192-2

mejor en la hierba

_DSC9113-2

_DSC9044-2

Pero un parquecillo, sin correr y saltar, no sería un parquecillo

_DSC9148-2

_DSC9154-2

_DSC9159-2

Así que en primavera o en otoño, siempre es buen momento para ir a un parquecillo, si uno tiene ganas de reír