Mónica y Germán

Llevaba mucho tiempo con la intención de enseñar la boda de Mónica y Germán, pero no sabía cómo transmitir exactamente qué pasó ese día sin tener que poner todo el reportaje. Pongo en antecedentes para explicarme, porque aunque cada boda es especial y distina, la de estos chicos se llevó la palma. El centro de todo fue el Cortijo Balzaín de La Zubia donde se alojaban novios y amigos.

Mónica y Germán viven en Menorca desde hace muchos años y un buen día decidieron hacer una fiesta grande con sus amigos y familia y ya si eso, casarse 😀 La fiesta empezó a coger forma, fue creciendo y creciendo, y al final se convirtió en una boda muy diferente, pero una gran boda. Lo mejor de todo es que consiguieron hacerlo todo de manera que primara el espíritu de fiesta entre amigos y eso es lo que fue. Ellos eran unos más, nosotros también fuimos unos más. Cada una de las personas que allí estuvimos nos sentimos así, y lo disfrutamos desde el primer momento.

 

Todo empezó en el cortijo donde se alojaban Mónica y Germán y su gente de Menorca. El día inmejorable y el cachondeo supremo.

preparativos-114_blog

Mónica, manos a la obra, preparando para que todo estuviera en orden por la tarde

preparativos-029_blog

Y Germán en lo propio

preparativos-013_blog

Y todos los demás también, porque esta es una fiesta de todos

preparativos-002_blog

preparativos-006_blog

Bueno, algunos se entretenían de otros modos

preparativos-015_blog

preparativos-016_blog

preparativos-028_blog

preparativos-035_blog

preparativos-044_blog

preparativos-045_blog

Y para que todo no sea trabajar, pues qué mejor que esto 😀

preparativos-068_blog

preparativos-053_blog

preparativos-055_blog

preparativos-060_blog

preparativos-062_blog

preparativos-071_blog

preparativos-076_blog

preparativos-080_blog

preparativos-082_blog

preparativos-104_blog

Con la llegada de la tarde, se iniciaba la ceremonia ya con todos arregladitos

ceremonia-001_blog

ceremonia-003_blog

ceremonia-006_blog

ceremonia-023_blog

ceremonia-027_blog

ceremonia-029_blog

ceremonia-039_blog

ceremonia-042_blog

ceremonia-045_blog

ceremonia-057_blog

ceremonia-059_blog

ceremonia-061_blog

ceremonia-066_blog

ceremonia-072_blog

ceremonia-081_blog

ceremonia-085_blog

ceremonia-093_blog

 

ceremonia-105_blog

ceremonia-106_blog

ceremonia-109_blog

ceremonia-095_blog

ceremonia-110_blog

ceremonia-111_blog

ceremonia-115_blog

Germán nos emocionó a todos, pero sobre todo a Mónica

ceremonia-130_blog

ceremonia-131_blog

ceremonia-132_blog

ceremonia-135_blog

ceremonia-159_blog

ceremonia-181_blog

ceremonia-195_blog

 

posado-009_blog

posado-014_blog

posado-015_blog

Qué detallazo!!! Todos teníamos nuestro lugar y estos guasones no se olvidaron de nosotros

celebracion-116_blog

celebracion-122_blog

celebracion-134_blog

celebracion-106_blog

celebracion-109_blog

Están locos, están locos!!! 😀 😀 😀

celebracion-138_blog

celebracion-154_blog

celebracion-193_blog

celebracion-194_blog

celebracion-197_blog

 

celebracion-218_blog

celebracion-220_blog

celebracion-221_blog

 

celebracion-229_blog

celebracion-246_blog

celebracion-249_blog

celebracion-259_blog

celebracion-260_blog

celebracion-264_blog

celebracion-272_blog

celebracion-280_blog

celebracion-284_blog

celebracion-306_blog

Y esta pandilla y su bendita locura de la que participamos durante ese día, nos alegró el alma y desde entonces forman también parte de nosotros. El recuerdo de la boda de Mónica y Germán nos acompaña con frecuencia y siempre es una referencia que muestra cómo es posible casarse, divertirse y ser fieles a uno mismo. Gracias por ser tan especiales y compartirlo.