FAQ – Microstock. Cuestiones generales y económicas

Hace unos días publiqué la primera entrada FAQ- Microstock. Mi hoja de ruta es ir contestando aquellas preguntas que me hace la gente, por orden de cantidad, o sea, a más me lo preguntan, antes lo respondo. De tal manera que ahora quiero abarcar una serie de preguntas generales, como antesala a meternos más en concreciones.

¿Cuánto se gana?

Creo que es la siguiente pregunta, y es que claro, seamos prácticos, esto se hace para ganar dinero, no tiene otro sentido. Y bueno, obviamente no es una pregunta que tenga una respuesta escrita en ningún convenio. Si fuera así, todo sería muy fácil. Sé que hay profesionales de este negocio como Yuri Arcurs, cuya página ofrece gran cantidad de información sobre este mundo, que ganan varios millones de dólares al año, otros que se conforman con tener un extra que le permita tomarse unas copas el fin de semana, y otros, la mayoría, que nos gustaría ser Yuri Arcurs, pero nos conformamos con lograr algún día una cantidad semejante a un suelo medio.

En mi experiencia puedo afirmar que esto no es un chollo, no llueve el dinero a nuestras cuentas como si de maná se tratara, pero sí es un trabajo, del que ahora tanto falta. Es decir, si uno trabaja algo, gana algo de dinero, si se trabaja más, se gana más, y así hasta el límite que cada uno quiera ponerse. Lo que sí puedo asegurar, es que si uno trabaja en ello, de manera seria, puede ganar el mismo dinero que en cualquier trabajo digno.

¿Cuándo se gana ese dinero?

Esta pregunta me la he sacado yo de la manga, pero creo que es relevante. Lo bueno, y lo malo, según se mire, es que el dinero no se gana de manera inmediata. Hay que ser un poco pacientes. Hay páginas como Shutterstock, que es la mejor en casi todo, donde tenemos ventas casi desde el principio y en las que el volumen de las mismas va creciendo proporcionalmente a la cantidad de contenido que incluyamos. Lo que ocurre es que para obtener una cantidad “apreciable” de dinero, nuestra cartera fotográfica ha de crecer. Cabe la posibilidad de que con las primeras 10 fotos que incluyamos, seamos tan brillantes que nos empecemos a forrar, pero sinceramente, esa posibilidad es muy remota. Hay que tener en cuenta que este mercado es mundial y en él hay muchos fotógrafos, muy buenos, con muchos medios, y que piensan todo el día en lo que mejor se puede vender. Así que las posibilidades de forrarse con pocas fotos, son casi nulas, aunque existan. Lo único seguro es que si incluimos más contenidos, más venderemos. Pero poco a poco. El resto de las páginas suelen ser más lentas en dar ingresos, pero los dan. Yo tengo fotos que no han hecho su primera venta hasta llevar 6 meses arriba, y con el tiempo se han convertido en una buena vendedora, así que de todo esto se deduce, que hay que ser muy pacientes al principio. Trabajar, subir, y no mirar demasiado las ganancias. Lo bueno de todo esto, es que como los frutos se recogen a posteriori, si en algún momento no podemos, no queremos, o simplemente queremos darnos un descanso en esta tarea del microstock, se seguirán recogiendo los beneficios del trabajo hecho en el pasado, y esto puede durar bastante tiempo.

¿Cómo me pagan?

El sistema es similar en todas las agencias, con algunas peculiaridades. El funcionamiento a nivel de comisiones es que son muy pequeñas, pero las ventas son muchas. En Shutterstock, por ejemplo, se empieza con una comisión de 0,25 centavos de dólar por venta básica, y algo más por otro tipo de ventas, hasta la más grande que son las Licencias Extendidas, por las que nos pagan 28 dólares y mucha alegría (la que nos da cuando llega una de éstas). A final de mes, si uno ha llegado al mínimo de 100 dólares (se puede poner 75 si se quiere), le liquidan lo acumulado y se lo pagan en su cuenta de PayPal u otros medios de pago a elegir.  Si no se llega, cosa que al principio es normal, pues se acumula para posteriores meses, y en cuanto se alcanza ese mínimo, te lo ingresan. A medida que nuestros ingresos crecen, también lo hacen las comisiones. Los saltos son una vez que se alcanzan los $500, los $3000 y los $10.000.

En las demás agencias que he conocido, existe igualmente ese mínimo, que oscila desde los $100 hasta los $50, pero no te liquidan a final de mes de manera automática, sino que uno es el que solicita que le paguen ese dinero, o todo el que haya acumulado, una vez que se supera el límite. Si no se solicita, se queda ahí hasta que uno decide pedirlo. También tienen sistemas de crecimiento de las comisiones en función a las ventas, y cada uno es algo diferente, pero en resumen, a más se gana, más nos pagan.

¿Qué es lo que vende?

Pues el día que yo lo sepa, seré rico, pero aún no lo soy.  Siempre podemos observar qué trabajo están haciendo los grandes, como el mencionado Yuri Arcurs, y veremos las tendencias, lo que se demanda y es una buena referencia. Pero claro, a más demanda, más oferta, y más medios a disposición de ese tipo de contenido. Imágenes de hombres de negocios, de centros de belleza, de gente disfrutando la vida, son conceptos recurrentes, pero lo dicho, a más ventas, más y mejores vendedores, la competencia es feroz. En este sentido hay gente que se especializa en temáticas. Por ejemplo, fotos de comida, o de animales. Sea lo que sea, es muy conveniente hacerlo lo mejor posible, porque siempre habrá alguien que lo haga mejor. Pero imitar a los más grandes es, desde mi punto de vista, un error, salvo que se esté capacitado para superarlos. Hay que tener en cuenta que las fotos en estas agencias valen todas el mismo precio. Las haga un aficionado con una pequeña cámara, o el profesional más grande con cientos de miles de euros de equipo a su disposición. Todas valen igual!!! y por tanto, ¿cómo competir directamente con ellos?.

Pues aquí yo recomiendo que cada uno haga lo que le guste hacer, dentro de que sean ideas que venden. Normalmente fotos de gente, mejor que de cosas (aunque también). Que cuenten ideas, que transmitan un sentimiento, que tengan una razón de ser. Poco a poco iremos viendo cuáles de nuestras fotos tienen salida, cuáles no y el camino se autodefine. Pero es importante sentirse cómodo en lo que se hace, porque lo haremos mejor. Todo tiene cabida, pero bien hecho.

¿Por qué voy a vender yo con la competencia tan enorme que hay?

Porque hay muchos compradores que compran muchas fotos, simplemente por eso. El sistema de estas agencias suele ser de venta de paquetes de muchas fotografías, no de compras aisladas. Así que se vende mucho, mucho, mucho a nivel global, y siempre un pedacito de pastel, queda para nosotros. Si además conseguimos encontrar conceptos donde no abunden los grandes, o mejor aún, nichos de mercado, o en cualquier caso, personas a las que fotografiar que transmitan muchísimo, de las cuales hay muchas por la calle, entonces aseguro que un trozo de pastel es nuestro.

Y hasta aquí, con las cuestiones generales. Próximamente desgranaré las agencias una por una, y más detalles de cómo empezar a funcionar. Mientras tanto, de manera permanente, tengo este resumen de cada una de las que conozco.